sábado, 22 de febrero de 2014

#Moocafé y el resumen de #BilbokoMoocafé

Celebramos un grupo de docentes en Bilbao el #BilbokoMoocafé como puesta en común para debatir sobre cómo nos gustaría que fuese nuestro centro educativo y cómo debería ser la educación del siglo XXI. Ambas son preguntas de gran calado que fuerzan al debate.

En líneas generales, nos gustaría que la escuela estuviera bien dotada de materiales y de soporte a internet con un profesorado motivado y con inquietud a las nuevas tecnologías. Ese conocimiento debería compartirse y utilizar las TICs para comunicarnos y responder al alumnado digitalizado que tenemos.

Queremos una escuela donde se aprenda a vivir, que ayude a compartir, a conocer, a crear y transformar los contenidos en otros nuevos. Por ello, tenemos que contagiar la ilusión,  hacer afición y para ello deberíamos utilizar herramientas fáciles que no asusten al profesorado reacio o temeroso de las tecnologías. Las tecnologías no hacen más débil al profesorado, le impulsa a cambiar de rol, a ser un facilitador.

Por otra parte, según lo comentado en el encuentro, la educación del siglo XXI debe combinar el lápiz y papel con las tecnologías y para que todo funcione correctamente y esté bien engrasado, la función del docente es fundamental. Debemos mejorar lo de siempre introduciendo elementos nuevos. Queremos una escuela que valga para la vida, que incluya y evite brechas sean digitales o no, y que posibilite caminos a recorrer.

Es necesario, como estamos viendo en #eduPLEmooc, crear comunidades de aprendizaje donde se comparta y generen conocimientos. Una de las conclusiones de este curso y de #Moocafé es que no estamos solos, hay muchos profesores con ganas de compartir, colaborar y ayudarse.... Es evidente que estamos enredados.


El docente, desde mi punto de vista, debe crear una ambiente que invite a investigar a aprender, a motivar al alumno para que construya su aprendizaje con su ayuda y asesoramiento. El rol del maestro deja de ser solo proporcionar información y pasa a ser un facilitador de aprendizajes, además de mediador entre el alumno y su entorno. El protagonista es el alumno y el guía o acompañante es profesor.

Podemos pensar que la innovación tecnológica y la educación personalizada sean dos de los pilares de la educación del siglo XXI. La educación deberá ser colaborativa, virtual y presencial. Por ello la metodología deberá cambiar hacia esos modelos. El profesorado deberá trabajar en equipo, "enredados", compartiendo experiencias y proyectos que sirvan de contexto para desarrollar los contenidos del curriculum. En todo esto es fundamental el uso de las tecnologías y la reflexión del docente como curador de contenidos.

Algunas de las aportaciones de los participantes en dicho encuentro son las siguientes:


Para finalizar, un breve vídeo sobre el encuentro #BilbokoMoocafe como agradecimiento a los organizadores y participantes por la acogida que nos hicieron. Muchas gracias. Personalmente ha sido muy grato la experiencia de poder hablar de educación con profesionales de distintos centros educativos. Ha sido una ocasión estupenda para un diálogo reflexivo para aprender y conocer otras personas con inquietudes similares.







1 comentarios :

  1. Muy chulo mentor!!!!

    Y eso q stoy haciendo un mejor trabajo q tu......q modesto.jaja
    Me queda muuuuuxo por aprender pero gracias por enseñarme unas cuantas

    ResponderEliminar

 

Recibe los post en tu email

Contacta conmigo

Para cualquier cuestión,

rellena el formulario de contacto

Mis otras blogs